MIGUEL ÁNGEL SOLA CONTRA MIRTHA,TINELLI Y SUSANA

Compartir en Redes Sociales:

 “El pueblo elige entre lo que le dan a elegir, es una democracia formal, pero no creativa, que vaya buscando a los mejores de cada rubro para hacer un gobierno, siguen haciendo la lista sábana con la cantidad de ñoquis, gente que busca enriquecerse y va empobreciendo el bolsillo, el cerebro y el corazón de la gente, ese es el problema argentino,  hoy que sí se puede revertir. Si la  buena gente, capaz, idónea, luchadora se junta para pelear contra esa basura”.

“Sino vamos a seguir escuchando, ‘no sabés lo que es la policía de la provincia’, ‘lo que son los servicios….’, pero no de la capacidad de los argentinos para crear”, dijo y siguió en referencia a tras de las figuras máximas de la televisión desde hace más de tres décadas: “Vamos a escuchando al imbécil de (Marcelo) Tinelli, a la imbécil de Mirtha Legrand, la imbécil de Ssusanita (Susana Giménez), a los imbéciles que mandan toda la información del país, durante 45 años están mandando esa información”.

Soy Miguel Ángel Solá. Nací el 14 de mayo 1950. En 1970 me estrené como actor, hasta hoy, 2020. Llevo cincuenta años sobre las tablas y frente a cámaras y micrófonos”, comenzó y siguió: “Estoy sin trabajo y sin posibilidades de conseguirlo. Mis representantes, aquí y allá, no me dejan mentir, ya que ofrecen mis servicios a todas horas, a todas las productoras, directores de casting, directores de series y cine, canales de aire y novedosas plataformas. No hay trabajo para mí. Sólo para unos pocos ‘adolescentes’ cuyas ‘trama’ escriben guionistas que han olvidado con creces la adolescencia”.

En la España de hoy es ‘follar todos con todos’ y en la Argentina de hoy, lo mismo pero con el verbo ‘coger’, siempre y cuándo de adolescentes con adolescentes se trate, y, en esos mundos, no pincho ni corto, aunque me pregunte (y pida a mis representantes que pregunten por mí a los que reparten el trabajo)”, agregó haciendo referencia a los pocos papeles que hay en las ficciones para la gente de su edad.

“He sido fuente de inspiración para muchos autores. He hecho ganar mucho dinero a productores y empresarios. No está mal. He sido nominado como Mejor Actor en más de doscientas oportunidades. No está mal. Centenares de críticas a lo largo de estos cincuenta años de trabajo se refieren a mí como un gran actor, o como un actor imprescindible. En ocasiones se me ha resaltado como ejemplo a seguir. No está mal. Lo único que está muy mal es que, pese a todo eso -o debido a todo eso-, no pueda conseguir trabajo. Ni aquí ni allá. Sí: eso no está bien. Está mal. Muy mal…”.

Deja una respuesta