Tenembaum recuerda el pasado de Verbitsky

Compartir en Redes Sociales:

El libro fue escrito hace más de veinte años, o sea que, dado el vértigo de los tiempos que corren, es casi una reliquia, en el mejor sentido del término. En esos momentos, el entonces presidente Carlos Menem había anegado o controlado casi todos los organismos de control, la Corte Suprema de Justicia, la procuración general de la Nación y tenía cómoda mayoría en el Congreso. La mayor parte de los jueces y fiscales federales había sido designados por él y obedecían las órdenes de su Gobierno. Solo le faltaba, a Carlos Menem, lograr la reelección –la conseguiría en breve– y doblegar a la prensa, que denunciaba sus atropellos.

El libro se llamó ‘Hacer la Corte’ y es realmente recomendable leerlo en este contexto.

Su autor, Horacio Verbitsky, describía allí el progresivo control que el menemismo había comenzado a ejercer sobre la Justicia, y construía un alegato notable y duradero a favor de la división de poderes y del ejercicio del periodismo independiente. Para muchos de los que nos formamos profesionalmente en aquellos años es difícil olvidar aquella prédica tan didáctica y fundante, que obigaba a desconfiar de los presidentes que intentan copar el Poder Judicial, eligen a la prensa como enemigo o planean perpetuarse en el poder de diferentes maneras.

Pocos libros periodísticos tienen vigencia veinte años después de haber sido escrito. ‘Hacer la Corte’ constituye, sin dudas, una de esas excepciones, entre otras razones por la notable actualidad de alguno de sus fragmentos, como el que se refiere a la embestida del gobierno menemista contra la prensa, que por entonces era “uno de los bastiones que aun se resistía al asedio de Menem”, según el autor. Es una perlita que explica muchas de las pasiones de aquellos años, y su proyección hacia los que siguieron.

El texto recorría los momentos pico de tensión entre el gobierno de Carlos Menem y la prensa. “El Gobierno retiró la publicidad oficial a Página/12 y Menem querelló a sus directivos y a varios de sus periodistas; la Corte Suprema condenó al autor de este libro por desacato a uno de sus miembros en una vieja causa desempolvada de urgencia y en la Casa Rosada se fraguó una causa penal en su contra…La Asociación de Entidades Periodísticas (Adepa) se preguntó si lo que perseguía el Gobierno no era en realidad la investigación periodística de hechos de corrupción. Romper el espejo, o ensuciarlo, ha sido la reacción tipo del Gobierno en estos años”.

LEER NOTA COMPLETA

Deja una respuesta